Las bibliotecas no arreglarán el desorden del mundo…

Las bibliotecas son tan vitales como el agua, necesarias para la existencia y distribución de recursos culturales, narrativos y lingüísticos. Michèle Petit hacía referencia al valor de los libros en un contexto violento, enloquecido: “Hay que tratar de vivir” decía, afirmando que los libros pueden dar sentido a los jóvenes en este mundo caótico.

Han pasado casi veinte años y no puedo encontrar más sentido a sus palabras pues en este mundo descompuesto lo que más extrañamos aquellos que encontramos en las letras una puerta, una esperanza, son “las ciudades fantasmas que llamamos bibliotecas” a las que se refiere Siri Hustvedt en su últimos libro.

Definitivamente, “Las bibliotecas no arreglarán el desorden del mundo, pero lo harán un poco más habitable” (Petit, 2014) Es por ello que, en virtud de lo valiosas que son para nuestras vidas y en la conformación de esta “nueva realidad” es que las bibliotecas regresan a cumplir su misión formadora pues hoy, más que nunca siguen siendo indispensables.

Hermosa Biblioteca del Colegio Internacional Terranova, sección Primaria

¿Te gustó esta publicación? ¡Compártelo en tus Redes Sociales!

Blanca Elizabeth

Bibliotecaria de profesión y escritora por convicción. Desde pequeña quise estar cerca de los libros... mi profesión y mi pasión me lo han permitido. Tengo poco más de 14 años de experiencia en Bibliotecas, he escrito y publicado varios de mis relatos. Desde agosto 2019 soy una feliz miembro y colaboradora del Colegio Internacional Terranova y me desempeño como responsable de la Biblioteca Sección PAI/Diploma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Enable Notifications    OK No thanks