Crónicas de una “Treintona” en Cuarentena

Los periodos largos de aislamiento, tienen tanto momentos difíciles como oportunidades de crecimiento gratificantes. Todo en esta vida es cuestión de actitud y la cuarentena no es la excepción a esta regla. De manera chusca, me di a la tarea de hacer las siguientes “crónicas” de la cuarentena, en las que dramatizo algunos de los sentimientos a los que yo misma me he enfrentado durante este periodo.

Una de las características más maravillosas de los mexicanos es que encontramos el humor en todas las situaciones, incluso la muerte… Así que decidí escribir algo diferente con un toque de humor.

El siguiente texto es solo una dramatización, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

La cuarentena ha sido más larga de lo que todos habíamos imaginado, y la realidad es que no tenemos claro cuánto tiempo más pasará hasta volver a vivir una cotidianidad “normal”.


Día 1 de Cuarentena.

Todos tenemos muchos ánimos, podemos con las labores domésticas sin problemas; limpiar, acomodar, trabajar, hacer de comer y ser buenos padres. ¡Hasta ejercicio estamos haciendo!


Día 22 de Cuarentena.

Hoy no logramos tener la casa en orden… Nuestro hijo ha estado en pijama todo el día viendo televisión. Son las 4:00 pm y los platos del desayuno siguen en el fregadero… Aún no comemos. El piso blanco de mi casa, es ahora gris con hermosas huellas de perro que adornan el pasillo. ¡Bah… mañana será otro día! Por otro lado, he aprendido mucho sobre tecnología, ahora edito videos en mi sala y sé usar herramientas de diseño gráfico…


Día 31 de Cuarentena.

¡Hoy es mi cumpleaños! Mi pastel fue un Mamut con una vela del número 7. Fue una gran sorpresa por parte de mi pareja. Mi tía se enteró. Rompió la cuarentena y el mejor regalo de cumpleaños fue recibirla con “Susana Distancia” y el pastel que preparó para mí (ella evita hornear a toda costa) Estoy muy agradecida por este día. La cuarentena me ha ayudado a ver las cosas realmente importantes de la vida.


Día 47 de Cuarentena.

En buen momento se nos ocurrió quitarle el pañal a nuestro hijo… El trabajo, la casa y la paternidad están mezcladas, sin horarios, sin descanso… Vivimos en un domingo interminable, en el que no hemos terminando nuestros pendientes para el Lunes.

“Todo esto va a pasar” (me lo repito a mi misma 10 veces al día…)


Día 53 de Cuarentena.

¡Mi hijo por fin dejó el pañal! ¡Logramos estar en toda la clase de movimiento! ¡Hoy hemos jugado casi todo el día! ¡La casa está impecable!… Hasta la alberquita pusimos. ¡Mi dieta va fabulosa… ya bajé 3 kgs! Hoy ha sido un gran día.


Día 58 de Cuarentena.

¡Los trastes y la ropa que doblar nunca se terminan! La casa está patas arriba. Esto nunca se va a acabar… No le vemos principio ni fin. Hoy no he hecho nada más que estar frente a la compu. Me duele la cabeza (espero no tener Covid)…


Día 70 de Cuarentena

¡Parece que una bomba explotó en mi casa! ¡No sé por dónde empezar! Quiero tirar todo a la basura… No necesitamos tantas cosas… ¡Yo levanto una cosa y mi hijo tira 3! ¡Renuncio!


Día 76 de Cuarentena.

Esto no puede seguir así… es hora de buscar ayuda profesional para que mi casa vuelva a estar en orden… Así no podemos ni pensar…


Continuará en mi siguiente post….

¿Te gustó esta publicación? ¡Compártelo en tus Redes Sociales!

Daniela Solares

Psicóloga con especialidad en clínica con niños y adolescentes. Experiencia como maestra de idiomas y preescolar. Mamá de un niño de dos años, amante de los libros y la naturaleza.

4 comentarios en "Crónicas de una “Treintona” en Cuarentena"

  • el 29 junio, 2020 a las 3:25 am
    Enlace permanente

    ¡Que risa Dani! Me encanta el humor de estas crónicas, y espero continúes escribiéndolas. Te felicito por ser todo lo que eres 💕

    Respuesta
  • el 29 junio, 2020 a las 2:37 pm
    Enlace permanente

    ¡Me encantó! Me siento muy identificada… solo le sumo el temor de diario ir a la oficina y tener un montón de medidas para no contaminar mi casa…

    Respuesta
    • el 29 junio, 2020 a las 6:41 pm
      Enlace permanente

      te entiendo!! ¡nosotros entramos a la casa y nos rociamos de una especie de lysol de grado médico, sin zapatos y a bañarnos luego luego!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Enable Notifications    OK No thanks