¡Quiero ser artista!

Ese es un grito que mucho se escucha en la infancia: ¡QUIERO SER ARTISTA! ¡Quiero ser famoso! ¡Quiero lograr muchas cosas! Y seguramente, en algún momento, lo dijimos nosotros. Y seguramente, por ahí, se lo hemos escuchado decir a nuestros hijos. Es parte de la ilusión de la vida. Es parte de los sueños que, como seres humanos, tenemos derecho a expresar. Y ahí la importancia de no minimizar esta expresión. Ser un artista está más allá de dedicarse solo a las artes; es dedicarse al arte de saber disfrutar la vida. Y digo DISFRUTAR- que no, enfrentar.

La vida es un disfrute. Con muchos retos cotidianos, con pruebas que nos invitan a ser mejores. Y eso, las niñas y los niños lo saben y lo tiene más fresco que nosotros: todos los días y en todo momento ellos entrenan el arte de imaginar, el arte de ser distintos en una multiplicidad de acciones que refuerzan su personalidad. Y nos la comparten. En juegos constantes e inacabables. Y eso está muy bien. Y en esto hay que dejarse llevar. Nosotros, como adultos, tendríamos que dejarnos llevar.

Si escucha el grito o el comentario en casa de ¡Quiero ser artista!, busque, abra, indague en el poder de sus propias vivencias y recuerde cuándo y cuántas veces también lanzó este grito de batalla. Pero cuántas veces le dijeron que eso no era posible. Que las artes eran bonitas para divertirse, pero no para vivirse. Que se tenía que priorizar la “certeza” de la economía sobre la pasión de la aparente incertidumbre.

Un papá Terranova venido de Sudamérica, me contó que estaba muy orgulloso de que su hija manifestará su pasión por la música, por el piano en concreto. Decía que él, de niño, siempre gustó de tocar ese instrumento. Que mucho se lo habían inculcado. Que le fascinaban las clases una tras otra. Pero que un día, creció. Así nomás. Eso le dijeron. Y que tenía que madurar. Que tenía que pensar en su futuro, Y que sus clases de piano, no eran parte de ese futuro que él sí, desde que tuvo el encuentro con la maravilla de su piano, él si había soñado y creído, que su futuro estaba en tocar siempre ese instrumento. Pero no. Una ingeniería, le felicitaban, le había colocado en donde hoy estaba. Todo se había logrado, decía. Pero la música, se había evaporado, esa música a la que él había renunciado por las “certezas” que otros le habían asegurado.
Ahora está decidido a darle eco y ampliar el grito de su niña, ese: ¡Quiero ser artista! Y llevarla por donde ella quiera llegar. Invitarla a hacer realidad sus sueños. A dejarla que más que sueñe, disfrute su vida en el arte (y no que la enfrente, ni la confronte).

El arte de la música, de la danza, del teatro, de la plástica es único y de un placer inmenso. Es un reflejo de vida. De decisiones. Así que si algún día, tú, adulto que gritaste ¡QUIERO SER ARTISTA!, escuchas ese mismo grito en tu casa, no le tengas temor, no caigas en la incertidumbre y hazle eco. Invita a tu niño interior, dirían algunos, a que comparta el grito de esos pequeños que hacen suya la casa; ese grito de quien lo lanza desde el canto o la melodía que se expande en la estancia; la mini-galería que cuelga del refrigerador; la danza que se hace expansiva en el baño relleno de espumas; la representación que cuelga las sabanas por entre las escaleras y las sillas del comedor. Dale miles de oportunidades a ese grito de tu hija, de tu hijo y atrévete a soñar y arriesgarte con ellos. Es como todo en la vida.

Y  ojo…  SI se vive del arte.

Que no sean los miedos del adulto en que nos convertimos los que detengan la carrera de un ARTISTA en plena expansión. La vida es solo una y hay que enseñar a nuestras hijas y a nuestros hijos a vivirla.

Pero vamos, dime una cosa. ¿Te animas? Tú, de verdad, ¿aún te animas? Sácalo, grítalo con ellos y disfrútalo, de verdad. Te invito a que te prepares. ¿Lo tienes? ¿Listo? ¡Venga! De la mano de ella, de él, de tus hijos, de tus pequeños, en donde quieran y hacia donde quieran, venga a todo pulmón:

¡QUIERO SER ARTISTA!

Y tomen aire. Ya sabrán hasta dónde, quieran llegar.

#QuédateEnCasa #DisfrutaLaVida

Juan José Campos Loredo
Coordinación de Artes Terranova

¿Te gustó esta publicación? ¡Compártelo en tus Redes Sociales!

Juan Jose Campos Loredo

Creador escénico que piensa, escribe, dirige y actua teatro. Que disfruta de la docencia. Promotor cultural en blogs, redes sociales, locutor de radio y conductor en youtube. Y ciudadano que opina sobre temas de cultura, sociedad y política. Padre de 2 hijas y hombre muy enamorado de las artes, de la vida y de una mujer maravillosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Enable Notifications    OK No thanks